Mariola Rock 2015, el poder del altruismo musical

Cartel Mariola Rock 2015

El pasado 17 de octubre tuvo lugar el ya tradicional Mariola Rock Solidari, un pequeño festival que lleva celebrándose de manera totalmente altruista en la localidad de Banyeres de Mariola en Alicante, considerado uno de los pueblos a mayor altura de toda España y, personalmente, uno de los entornos naturales más bonitos donde yo haya podido disfrutar de un festival, desde hace ya dos años. Quizás su popularidad y afluencia no sea tan grande como otros festivales rock como puede ser el Viña Rock (por cierto, las entradas a mediados de octubre ya están por 57,50 euros cuando el año pasado no superaron los 50 a una semana del festival), pero su intención a la hora de organizarse y su finalidad son infinitamente más solidarias y puras que las que pueden llegar a tener cualquier festival comercial.

Ubicado en el recinto del parque Villa Rosario, este año la integridad del dinero recaudado de las entradas ha ido a parar al proyecto de inserción laboral de la asociación Adis Abeba I Walmara en Etiòpia.

Pero hablemos de música. Este año en el Mariola Rock la calidad de las actuaciones ha sido muy superior a las del año pasado:

Por encima de todos y destacando tanto en calidad musical como en espectáculo el primer puesto del pódium es indiscutiblemente para La Gossa Sorda, sin duda el concierto más esperado de toda la noche. Después de anunciar este año que tras cinco discos a sus espaldas necesitaban un descanso, la banda de Pego pasó con sus dulzainas por Banyeres en su gira de despedida l’Última Volta para ofrecernos un espectáculo lleno de ritmo, sentimiento y pasión. Tras una hora y media de concierto y sin olvidarse de ningún tema clásico como Camalls Mullats, Quina Calitja o Senior Pirotècnic, las caras de los asistentes reflejaban de todo menos decepción.

Otra de las bandas esperadas de la noche fueron los ya veteranos Habeas Corpus que siguen con su gira A este lado de la crisis en la que llevan sumergidos desde 2015. La banda madrileña de rapcore no se dejó ningún tema en el tintero y subió al escenario del Mariola con toda la fuerza de la que la banda se caracteriza. Sus letras con mensajes críticos ante el sistema capitalista y el rechazo al fascismo hicieron vibrar a un público totalmente entregado con temas como Democracia divino tesoro, Ay de los Vencidos o Distancia.

Fuckop Family, siempre en su línea raggametal, hizo exactamente lo que se esperaba de ellos: hacernos vibrar y bailar como si estuviéramos poseídos. La banda que lleva en activo desde 2001 son uno de los grupos pioneros de la península en fusionar música negra como el reggae, el rap o el funk con música «dura» como el metal, hardcore, punk o drum and bass. Un auténtico subidón.

Kante Pinrelico

Desde Cartagena y muy mal peinados subieron a la tarima del Mariola Rock Kante Pinrelico, que puso la nota punk al festival. Después de palpitar y bailar era necesario un poco de macarrismo abre cabezas y los Kante Pinrelico nunca decepcionan. Sus ya archiconocidos temas Soy de Kartagena, Si me faltas tu o Soy Lesbiana, sonaron desgarradores en las voces de todos los asistentes al festival. Había ganas de cachondeo y este no se hizo esperar.

El cartel del festival lo cerraban la banda Brutt, veteranos ya en esto de tocar en directo y que abrieron el festival con fuerza, la banda local Inèrcia que ofreció un espectáculo bastante notable,  y la banda catalana Xop, que pusieron el punto y final al festival con un recopilatorio de versiones para todos los gustos, que iban desde el punk al rock pasando por el reggae y el ska.

En resumen el Mariola Rock Solidari 2015 ha sido un festival notable, creado por una buena causa, con una organización bastante competente y un ambiente fantástico; rodeado por un entorno natural envidiable. Un lujo de festival que nada tiene que envidiar a los grandes festivales comerciales. ¡Larga vida al Mariola Rock!

1 comentario en “Mariola Rock 2015, el poder del altruismo musical”

  1. Escuchando los grupos y pensando… ¿pero estos cabrones no podían haber sacado un artículo anunciando ese festival? Nininini, que la revista no estuviera es una mera excusa.
    (quizás hubiera estado bien alguna foto del entorno si era tan guay)
    En cualquier caso para el año que viene me guardo la recomendación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba