Rå Punk en Murcia: Auxilio y Sabotaje o la valorización de la cultura punk

raw-punk-1

El pasado día 14 de febrero descubrí un nuevo término musical: el Punk (llamadme ignorante ilustrados del mundillo). Pero empecemos por el principio…

Era domingo y por extraño que parezca aquel día me había despertado sin resaca (fenómeno extraordinario únicamente observable una vez cada muchos meses) así que me vi forzada a aprovechar un poco mi aparente y extraña lucidez. Hasta mí había llegado un evento el cual había llamado mi atención desde principios de semana. Aquella tarde tocaban dos bandas en la Rock Zone del Garaje Beat Club: Sabotaje, dúo librillo-ilicitano (la cual debutaba aquel día) y Auxilio, banda valenciana ya curtida en escenarios y pogos revienta sesos que después de su pequeña gira por el sur de España había vuelto para tocar otra vez en Murcia.

Según el diccionario del punk, al cual me remito, Rå Punk se define como “movimiento cultural y musical surgido en los países escandinavos a comienzos de los 80 con músicas simples y letras que retrataban los horrores de la guerra o la valorización de la cultura punk”. Estaba claro que aquella tarde iba a toparme con un par de chupas y no por casualidad.

raw-punk (3)

Hacía frío en Murcia, algo que este invierno no parecía que fuera a ocurrir en la ciudad. El tiempo parecía haberse puesto de acuerdo con la sala y sin llegar a ser un frío propio de Finlandia o Noruega sí que conseguía que los jóvenes que aquel concierto había reunido a las puertas del Garaje se apretujaran y formaran corros alrededor de un litro para entrar en calor. La valorización de la cultura punk se estaba llevando a cabo. Éramos pocos pero suficientes. En el ambiente se notaba esa sensación confiada del que se siente en familia.

Una servidora se preguntaba como sonarían las bandas en aquellas condiciones. Para el que no esté habituado a disfrutar de un concierto en el Garaje Beat Club, la sala cuenta con dos espacios: la sala principal, abajo, esa que según dicen está considerada como una de las mejores salas de España en cuanto a sonido y lo cual comparto; y la Rock Zone (próximamente Hierro) en la zona de arriba, mucho más pequeña y limitada en cuanto a sonido.

Sabotaje tocó primero. Guitarra él, batería ella. Demasiado guapos para el punk. Nunca había visto comenzar un concierto punk así. Lo que de normal comienza (o por lo menos, últimamente es a lo que yo estoy acostumbrada) con sonidos potentes de guitarras allí fue totalmente lo contrario. El guitarrista, agachado en el suelo, toqueteaba los botones de una tabla de efectos mientras sacaba algunas notas (ninguna de ellas al azar) de su guitarra. Los efectos te mantenían en un limbo, en una especie de tensión, como a la espera de que algo muy importante fuera a ocurrir allí. Te transportaban… Y de repente, como si todos nos hubiéramos olvidado de que hacíamos allí, el sonido potente y seguro de los primeros golpes de batería nos despertó. Daba comienzo oficialmente el concierto. Con un sonido potente y original pocas veces escuchado en un debut, Sabotaje salió airoso y con nota de su primer contacto con el público. Con una estética oscura y cuidada y en poco más de media hora el dúo consiguió marcarnos y que todos nos hiciéramos la misma pregunta: ¿para cuándo un segundo concierto? Una banda de la que habrá que estar pendiente y que seguro que no nos decepcionará.

Tras un breve descanso y un par de pequeños problemas técnicos, Auxilio, el trio valenciano, comenzó su actuación como se esperaba de ellos: fuerte, casi desgarradora. Sus letras sinceras y sin ningún tipo de corte y la voz potente y directa de su cantante nos taladraron la cabeza (en el buen sentido) y permanecieron con nosotros hasta mucho tiempo después de que el concierto diera por finalizado. El punk inundaba todas las células de nuestro cuerpo y la gente se miraba con ojos de saberse testigo de algo grande y a la vez muy bueno. Quizás si el concierto se hubiera celebrado viernes o sábado la fiesta hubiera durado hasta el amanecer («mañaneo costra» incluido). Lo allí visto incitaba a ello. Nadie parecía querer marcharse.

raw-punk (2)

Una buena sesión de Rå Punk (genero del que a partir de ahora una servidora se considera absolutamente seguidora) que para ser domingo por la noche no estuvo pero que nada mal. ¿Quién sabe? Igual la próxima vez que veamos a estas dos bandas tocar juntas sea sobre el escenario grande del Garaje. Tiempo al tiempo. Mi voto, mi atención y mis ganas ya las tienen.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *