PUBLICIDAD: «Carril de las Palmeras» patrocina Piso28

Volvemos a anunciar que metemos publicidad. Somos así de inocentes, pero es que con nuestros patrocinadores hay tal compromiso que tenemos que hacerlo público. Esta vez le toca al Carril de las Palmeras, una tienda de ropa que si molas un mínimo ya conocerás. Te damos algunas razones para empezar a petarlo:

–La tienda la dirige Carrie Palmer, más conocida como le puso su madre: Chusa Sánchez, una muchacha enamorada de la moda y la música, de hecho ella fue directora de esta revista. Sí… no ha acabado mucho mejor, pero al menos la gente le paga por vestir una ropa que ella misma selecciona cuidadosamente para crear sus particulares colecciones tan disparatadas como Nonduermas-Detroit.

–Carril de las Palmeras cuida el medioambiente, y no es que friegue la acera de la puerta de su tienda, sino que apuesta por dar una segunda vida a ropa que ya ha tenido dueño y no por generar nuevos productos que tengan que pasar procesos contaminantes o por las manos de niños desnutridos.

–Las colecciones del Carril de las Palmeras están inspiradas en la cultura pop teniendo la música como referente (na, modernos culturetas, que no os engañen). Pero es que por el bagaje como periodista musical, pinchadiscos y simple y burda melómana, la selección de vinilos es tan buena y vieja (clásicos y no tan clásicos) como buena y nueva (bandas actuales).

–Para colmo Carril de las Palmeras, una puta tienda de ropa, mueve más música y más cultura que muchos agentes culturales dedicados a ello a tiempo completo. Casi todos los fines de semana podrás encontrar algún pinchadiscos, presentaciones de libros, fanzines, exposiciones de fotografía y pintura e incluso conciertos en modalidad showcase.

Lo que más mola de la tienda es ver cómo a Chusa Sánchez le va cambiando el color de pelo conforme la tienda gana clientes, aumenta su trabajo y disminuyen sus horas de sueño.

Piso28
Piso28
Aquí lo firmamos todo, pero para previas y otros artículos que no han sido escritos por nosotros firma nuestro suicida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *