caratulas-discos-navidad-humor-the-surfers-hawaii

¡Ah, las Navidades!: el momento donde el sufrido aficionado puede (y debe) dar rienda suelta a sus más recónditos deseos, pidiendo cosas que en otro momento serían inasequibles. Ya se sabe el dicho: por pedir, que no quede, y en Piso28 nos hemos inventado un amigo invisible  para que satisfaga tus aspiraciones. Nuestra selección va desde lo prog a lo tropical, desde lo barato hasta lo ultra-caro, en 10 referencias imprescindibles que no tienen un solo surco de desperdicio.

  1. OTIS REDDING: LIVE AT THE WHISKEY A GO-GO: THE COMPLETE RECORDINGS (6 Disc Box-Set) STAX Records

otis_redding_-_in_person_at_the_whiskey

Durante 3 días de abril de 1966, Otis y su banda de 10 músicos se presentó en un pequeño pero legendario garito de Los Angeles, hecho famoso luego por gente como The Doors o la Velvet, para dar un nuevo paso en su plan de conquista del mercado blanco del pop. Durante esas noches, y ante un público que no sabía muy bien a qué se enfrentaba, Redding derrochó la raza y la fiereza que eran sus principales armas. Su banda sonaba tan cruda que esas cintas fueron en principio desestimadas por su casa de discos hasta que el hambre de soul genuino las ha puesto en el mercado. Oír versiones de hasta 9 minutos de temas inmortales como «Satisfaction» o «Respect» con un Otis desatado no tiene precio. Para lo demás, acuda a la banca.


  1. TRIO MOCOTÓ: TRIO MOCOTÓ (Munster/Vinilíssimo)

1411_1_20160616154118

La fuerza impulsora del desembarco del funk en Brasil tenía un nombre: un trío que secundó los primeros esfuerzos del mejor Jorge Ben en discos seminales como “Forza Bruta” o “Negro é Lindo”, y después se lanzó la aventura por sí mismos. Su segundo disco homónimo de 1973, que ahora rescatan en España los próceres de Munster es un vendaval de baile, buen gusto y hallazgos para una pista de baile con sensibilidad distintiva que nadie debería dejar pasar. Ritmos irresistibles y grandes voces para una banda a la que cuesta ver reconocida como una de las piedras angulares de la gran música brasileña.


  1. PINK FLOYD: THE EARLY YEARS 1967-1972 (27 Disc Box Set, Pink Floyd Records)

tumblr_oasak38jso1sp0bmjo1_1280«Nadie puede oírse 27 discos del mismo grupo», sostenía un colega el otro día, a lo que yo respondí: “Nadie logró tantos avances ni los documentó tan concienzudamente ni en tantos soportes diferentes (perfomances, soundtracks) como Pink Floyd hasta mitad de los 70. Hasta 20 canciones inéditas, outtakes, rarezas, descartes, sesiones de la BBC, 12 horas de música grabada, 15 de video y 7 de conciertos en vivo… Cifras realmente apabullantes para llevar al verdadero creyente hasta el auténtico éxtasis psicodélico, el anterior al desembarco de la banda en las listas de éxitos, que ya nunca abandonarían. Eso sí, prepara la billetera.


  1. NEW ORLEANS FUNK VOL. 4: VOODOO FIRE 1951-1977 (Soul Jazz Records)

soul-jazz-black-zoom

Nuevo volumen de la gloriosa serie de Soul Jazz Records dedicada a glosar los inabarcables logros de la escena de Nueva Orleans en el campo del funk y el rhythm’n’blues –tanto monta, monta tanto– durante las casi tres décadas de auge de la música negra del sur de los ‘States’. Cuando lo oyes, piensas eso de “¿Pero cómo es posible que yo haya podido vivir todos estos años sin saber que existía esto?” Y claro, te compras todos los demás (3 anteriores más uno de soul y otro dedicado a la reina local del género, Betty Harris). Simplemente imprescindible para la gente elegante, oiga.


  1. KING CRIMSON: ON (AND OFF) THE ROAD (19 Disc Edition, Burning Shed Records)

La formación que más sabe de reencarnaciones diferentes actuó el mes pasado en nuestro país, coincidiendo con el lanzamiento de este cofre que recorre exhaustivamente toda su trayectoria de los años 80, cuando se cortaron las melenas, se compraron un buen repertorio de trajes y corbatas y se decantaron más por la carretera (muchísimos conciertos) que por los discos (tan solo tres obras en toda la década). La caja recoge los tres conciertos finales –Japón, Alemania y Canadá– de cada una de las giras emprendidas en esos años por la banda, a veces recurriendo a grabaciones de cassette hechas por el público. Inaudito, muy reconfortante y a un coste asequible, no como otras ediciones.


  1. COUNT BASIE & HIS ATOMIC BAND: COMPLETE LIVE AT THE CRESCENDO 1958 (5 CD Collection, Phono Records)

147920

Prístino. Así es el sonido de esta colección de grabaciones en directo de la Orquesta del ‘Conde’ durante su residencia veraniega en el hollywoodiense Crescendo Club en 1958. Basie, tras un período bajo, acababa de volver a saborear las mieles del éxito gracias al éxito del disco –arreglado por Neal Hefti- “Atomic Basie”, y aquí se dispuso a demostrar que su poderío en escena estaba lejos de haberse perdido. Las versiones son canónicas, la orquesta está repleta de estrellas, encima liderada por la voz solista de Joe Williams… Una gozada de muchos quilates a un precio de risa.


  1. BIG STAR: COMPLETE THIRD (3 discs, Omnivore Recordings)

big-star-complete-third

Documentar en un solo lanzamiento el proceso de creación de una obra que es una auténtica bajada a los infiernos debe ser el sueño de todo editor musical: los que finalmente han visto realizada esa aspiración han sido los chicos de Omnivore Recordings, que han hecho un trabajo estupendo, pues cada uno de los discos recoge una etapa del proceso de elaboración de una obra maestra que nació herida: el primero se centra en las demos y maquetas, el segundo en las mezclas alternativas, y el último en las deslumbrantes versiones finales donde, finalmente, todo encaja y el esfuerzo de Alex Chilton se impone en una serie temas canónicos inolvidables.


  1. NINA SIMONE: THE PHILIPS YEARS (7 Discs, Philips Records)

nina-simone-the-philip-years

El periodo más creativo de la Jefa, en una caja que no puede decepcionar a nadie si ese alguien es persona, simplemente porque estamos hablando de la crème de la crème de la música del siglo XX. 74 canciones que cubren todos los rincones de la carrera de alguien que hacía música hiriente para sanar, que combinaba una asombrosa técnica vocal con una destreza pianística paralela a la de Ellington, que hacía multitud de versiones pero componía de forma profunda y singular… Si, la Simone tenía múltiples dones, pero los utilizó como nadie para reivindicar la Humanidad en un momento –el de la publicación de estos álbumes– en que era más necesario que nunca mojarse, y ella lo hizo sin ambages.


  1. RICO RODRIGUEZ: MAN FROM WAREIKA (CD Doble, Caroline / Island Records)

rico-rodriguez-man-from-wareika

Si, nos tememos que el Reggae instrumental nunca ha estado de moda, pero obras como la que os presentamos, recién reeditada, hacen que merezca la pena luchar un poquito porque estas maravillas lleguen a los oídos de más gente. Muerto tan solo el pasado año, el trombonista Rico Rodríguez estuvo en el meollo de la resurrección ‘nuevaolera’ del ska, pero unos años antes lanzó su opus magnum, relanzada ahora con versiones vocales de sus grandes temas, rarezas y  la adición de un álbum extra con lecturas dub de una de las grandes joyas de la música caribeña. Una edición que por fin hace justicia a este clásico relegado.


  1. BRIAN AUGER: BACK TO THE BEGINNING – THE ANTHOLOGY VOLS. 1 & 2 (2 CD’s dobles, FreeStyle Records)

brian-auger-back-to-the-beginning-again-the-brian-auger-anthology-vol-2

La demostración más palpable de que Mr. Brian Auger era un genio de las teclas, capaz de tocar desde jazz clásico, pop contagioso o funk bailable está aquí, en esta pareja de recopilaciones dobles que ponen por fin los puntos sobre las ies para los que no estuviesen al tanto. Seleccionada con criterio irreprochable, la lista de temas deja muy poco para el lamento de lo que pudiera haber estado, y pasa de puntillas por sus discos más conceptuales para trasladarnos la energía, la vivacidad y la contundencia de grabaciones que, en muchos casos, no habían sido suficientemente difundidas hasta ahora.

 

Ignacio Benedicto
Ignacio Benedicto
Periodista errante y agente patrimonial, volcado desde siempre en la cultura popular del siglo XX, esa que empezó ya en el XIX con los cuentos de fantasmas, las aventuras de Sherlock Holmes y las novelas de Julio Verne y que terminó ampliándose con artes secuenciales como el cómic y el cine. Dentro de todas esas querencias, la música es la que le suministra el combustible necesario para levantarse cada día y afrontar con ánimo renovado cada jornada, buceando en los rincones de su inagotable oferta para darles una vuelta de tuerca y transmitirlos con pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *