Te llegó la hora, Lemmy

lemmy-muerte

Hoy se nos ha ido Lemmy. La leyenda vestida de cuero y con dos verrugas como cabezas de gorrión. El hombre que empezó como roadie de Hendrix y al que se atribuye el mayor número de polvos en la historia del rock. El tipo que supo crearse una pose inimitable y no cargársela durante sus más de cuarenta años de carrera; eso se merece un aplauso. Su muerte nos ha dolido a todos. Pero hay que reconocer que era algo necesario. Dejar de respirar era la única manera de que Lemmy dejara de subirse a escenarios cuando era evidente que no podía mantenerse derecho sobre sus botas. Lemmy, todos te adorábamos, pero no podíamos seguir viendo cómo te tambaleabas y decías “sorry, I can´t” a medio concierto. Era demasiado duro. Eras un currante, eras terco y entendemos que prefirieses echar los pulmones por la boca antes que quedarte viviendo la vida de viejo que te correspondía poniéndote a jugar al golf como Alice Cooper. Pero no era justo que nos dejaras verte así. Asistir a tu desquebrajamiento ha sido más traumático que el momento en el que te haces mayor y la admiración que profesas por tu figura paterna se desvanece cuando te das cuenta que es un votante potencial de Ciudadanos. No te preocupes, tu voz y esa manera tan guay de aporrear el bajo seguirá viva en tus discos, e intentaremos que siempre prevalezcan en nuestra memoria los documentos audiovisuales de tu mejor época. Te vamos a echar de menos. Esperamos que en el infierno te hayan reservado una olla de bourbon hirviendo, colega. Hasta siempre

bscap0011

1 comentario en “Te llegó la hora, Lemmy”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *